Delito Leve de Usurpación de Inmueble del Artículo 245. 2 del Código Penal por Okupación Ilegal sin Violencia o Intimidación


Juicio de Desahucio por Precario

Una de las vías que establece nuestra legislación para recuperar la posesión de viviendas u otros inmuebles ocupados contra la voluntad de su titular y además, para castigar a sus autores, es la penal, siempre y cuando se colmen los requisitos del artículo 245.2 del vigente Código Penal dispone que:

 

2. El que ocupare, sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular, será castigado con la pena de multa de tres a seis meses.

 

Al tratarse de un delito con una pena de multa de hasta seis meses ha tramitarse por el cauce dispuesto para el enjuiciamiento de Delitos Leves, recogido en los artículos 962 a 982 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

 

Debemos de llamar la atención que de lo que ahora tratamos es de las


ocupaciones realizadas sin violencia ni intimidación, pues en caso de concurrir dichos elementos estaríamos en el supuesto del delito expresado en el apartado primero del citado 245, que debería tramitarse por un procedimiento más complejo.

 

El procedimiento para el juicio sobre los delitos leves es el más sencillo de los establecidos en la jurisdicción penal, pudiendo en determinados supuestos tramitarse de forma inmediata, lo que no suele acontecer cuando de ocupaciones de inmuebles se trata; que normalmente van por la vía ordinaria, lo que conlleva que tengan que transcurrir varios meses para la celebración de la vista y emisión de la oportuna sentencia.

 

Una vez recibida la denuncia y/o atestado policial, si el Juez estima que no procede el sobreseimiento, el Letrado de la Administración de Justicia procederá a señalar Juicio citando al Ministerio Fiscal,  al denunciante, a los denunciados, testigos y peritos, advirtiendo a las partes que deberán comparecer con los medios de prueba de los que intenten valerse.

 

En el Juicio se dará lectura a la denuncia o querella y se practicarán las pruebas que sean admitidas, formulando tras ello las conclusiones y se dictará sentencia, que podrá ser apelada, es decir recurrida ante la Audiencia Provincial correspondiente, siendo este el principal escollo para que este proceso sea efectivo, pues no se suele admitir la ejecución y con ello el desalojo del inmueble hasta que la misma sea firme, para lo que tendrán que pasar muchos meses.

Este es uno de los cauces existentes para recobrar la posesión de viviendas ocupadas, si bien, en la mayoría de las ocasiones, no es el más efectivo, considerando que bien articulado y dirigido se conseguirá recuperar antes la posesión por la vía civil.

 

Os damos acceso en el lateral a dos procesos por delito de Usurpación Leve de Inmueble.